Violación Guatemala

Qué hacer si fuiste víctima de violación sexual

Una violación es un hecho que le puede ocurrir a cualquier persona, tanto a hombres como a mujeres, sin importar la edad, estatus social ni condición económica. En Guatemala se reportaron en el año 2017 más de 7,500 reconocimientos médicos por delito sexual y este 2018, solo en el primer mes, van más de 180 víctimas en la Ciudad, según datos de la Secretaría contra la Violencia Sexual, Explotación y Trata de Personas (SVET).

Reconocimiento médico por delito sexual

Este delito lo comete aquella persona que introduzca cualquier parte de su cuerpo o de algún objeto a otra persona por vía vaginal, bucal o anal sin su consentimiento o bien, que le obligue a  hacérselo a sí misma.

Uno de los problemas más recurrentes en estos casos es la poca información que posen las víctimas acerca de cómo proceder ante una situación de esta índole, razón por la cual no suelen reaccionar de manera correcta e inmediata al momento de una violación. Saber qué hacer en este momento es importante porque con ello, la víctima puede evitarse una enfermedad, un embarazo o incluso, el contagio con VIH u otra enfermedad venérea, así como el sufrimiento de daños a largo plazo.

En el 2012 la SVET, junto con el Instituto Nacional de Ciencias Forenses (INACIF), la Procuraduría General de la Nación (PGN) y el Ministerio Público creó un protocolo para tratar los casos de las víctimas de violaciones a través de los hospitales nacionales.

Existen dos tipos de protocolo según el estado médico de la víctima: inestable y estable. El protocolo inestable es el que se aplica cuando peligra la vida de la persona afectada y deberá ser ingresada inmediatamente a emergencias para lograr estabilizarla.

Descargá aquí el protocolo para víctimas inestables. 

Por otro lado, en el protocolo estable, la persona será atendida inmediatamente en una clínica especializada para la atención de víctimas de violación por un comité de violencia sexual el cual está conformado generalmente por un médico, una enfermera profesional o auxiliar de enfermería, una psicóloga y una trabajadora social capacitadas para atender a las víctimas de este tipo de casos (la conformación del comité puede variar según la capacidad del hospital).

Actualmente existen 42 clínicas a nivel nacional y en el caso del hospital San Juan de Dios y Roosevelt, cada uno cuenta con tres clínicas para atender a población distinta: una en el área de maternidad, una en pediatría y una en emergencias. Cada una de estas clínicas fue estratégicamente colocada en estos centros asistenciales para su fácil acceso y no se encuentran identificadas para cuidar la identidad de las personas.

¿Cómo es el proceso?

Al ingresar a la clínica, las prendas de la víctima son guardadas en una bolsa de embalaje especial y le colocan una bata de hospital. Esto le servirá posteriormente al Ministerio Público como evidencia para un caso penal.

Luego el personal encargado realizará una entrevista en donde el médico tratante ordenará distintos exámenes clínicos, específicos según sea el caso, pero los que son obligatorios son los de hepatitis B, de transmisión sexual y embarazo.

Además, se suministrará un kit de emergencia que contiene antibióticos para evitar enfermedades de transmisión sexual, vacuna contra la hepatitis B, vacuna antitetánica, pastilla anticonceptiva de emergencia y antiretrovirales (medicamentos para evitar que una persona sea VIH positiva), pero para que estos medicamentos cumplan con su función es vital suministrarlos durante las 72 horas de ocurrido el suceso, ya que después de este tiempo pueden no tener efecto contra las enfermedades.

Posteriormente llegará el Ministerio Público para ver si la persona atacada desea colocar una denuncia. De ser así, también se hará presente el Inacif para realizar las evaluaciones médico forenses. Llegará un médico con una orden de juez, a requerimiento del MP, en donde se hacen exámenes de hisopado, raspado de uñas, captación de fluidos corporales y vaginales, secreciones, fotografías de golpes y todo aquello que sirva de evidencia para el caso posterior.

Al finalizar todo el procedimiento, la víctima es referida a las Unidades de Atención Integral -UAI- de los hospitales en donde tendrá que asistir a citas médicas y psicológicas para darle seguimiento al caso y evitar daños posteriores a largo plazo.

Descargá aquí el protocolo para víctimas estables. 

Recomendaciones

Si llegás a ser víctima de violación sexual, estos pasos son indispensables a seguir:

  1. Acudí a un hospital nacional antes de cumplidas las 72 horas después del ataque.
  2. No te deshagás de la evidencia física (ropa, accesorios, zapatos)
  3. No te limpiés ni bañés porque te desharás de evidencia.
  4. No te cambiés de ropa.
  5. Si vas a un hospital privado debés solicitar los medicamentos que contiene el kit de emergencias. Tomá en cuenta que los hospitales privados aún no cuentan con el protocolo del gobierno.  
  6. Recordá que si sufriste una violación es importante llevar un acompañamiento psicológico que te permita sobrellevar la situación y recuperarte del trauma.

 

Fuentes: licenciada Gabriela Sandoval, directora de la Dirección contra la Violencia Sexual, Secretaría contra la Violencia Sexual, Explotación y Trata de Personas (SVET),  svet@vicepresidencia.gob.gt, teléfono: 2504–8888.

Erick Martinez

Soy amante de los videojuegos y la tecnología. Diseñador y Dj por 10 años hasta que descubrí el mundo de la fotografía. Una Nikon es la óptica que me permite transmitir mi visión del mundo.