Panadería-Nawal-Sexta-Avenida

Por qué esta panadería árabe es tan famosa por sus shawarmas y falafels

Desde hace algún tiempo había escuchado de una panadería árabe ubicada al final de la 6a. avenida, específicamente en la 17 calle de la zona 1. Me la recomendaron tantas veces que no podía quedarme sin ir a comprobar qué es lo que hace que dé tanto de qué hablar.

Cuando entré, no sabía qué pedir porque no entendía algunos de los nombres del menú, pero los olores a pan recién horneado y especias me hicieron sentir que lo que pidiera sería una gran opción.

Luego de ver algunas fotos me decidí por un falafel, que es una albóndiga hecha de pasta de garbanzo servida en pan pita. Además de los ingredientes tradicionales como la salsa de yogur y el tomate, en Nawal podés pedir este plato con extra hummus o elegir entre papa, berenjena y coliflor frita. Yo quise el extra hummus y la coliflor. Para tomar, en vez de una gaseosa o algo que pudiera pedir en otro lugar, elegí un licuado de sandía con menta.

Adentro tienen una barra que funciona como mesa y con licuado en mano, me senté cerca de la caja para ver qué era lo que más se vendía.

El rollo de Nawal no es ser exclusivamente una panadería árabe, sino un lugar donde la comida permitan que los guatemaltecos, además de comer productos que son familiares como el pie de queso, brownies, donas y el bocado de la reina, podamos conocer sabores originarios del medio oriente como el pan pita o el Zatar, que es una tostada crujiente con tomillo seco, semillas de sésamo y otros condimentos.

Mi almuerzo tardó unos 15 minutos en estar listo y en cuanto le di la primera mordida al falafel, pude sentir una mezcla que, aunque resulta ser perfecta,  pocos  pensaríamos que es  buena idea poner en nuestro plato.  El hummus,  la coliflor crocante y la salsa, hacían el complemento  perfecto para darle ese toque único que lo caracteriza. La porción es bastante generosa, como un burrito de unos 20 centímetros, pero estaba tan buena que lo que parecía ser una gran comida, desapareció entre mis manos después de un par de mordidas. Si hubiera cachado que el falafel era vegetariano, probablemente no lo hubiera pedido porque me gusta mucho la carne, pero sinceramente estuvo muy bueno.

Como era la una de la tarde e intencionalmente me fui sin desayunar, también pude probar el fatayer, una empanada que puede ser rellena de carne y queso, espinaca, hongos, jamón y queso, papa y huevo, salchicha, carne o pollo. Me decidí por una de carne con queso y estaba deliciosa. Los sabores de los dos ingredientes se sentían muy bien, acompañados de una salsa a base de tomate.

¡Ah!, pero eso no es todo. Al otro lado de la calle hay un segundo local de Nawal.  La diferencia es que este es un restaurante en el que se pueden probar algunos de los sabores más tradicionales del medio oriente, como los  shawarmas,  que  son carne de res, pollo o cordero envueltos en pan pita, acompañados de vegetales.  Yo solo quería ir a ver cómo era el lugar y las opciones, pero apenas me acerqué a la entrada, pude ver los trozos de carne calientita suspendidos por una varilla de metal, y desde el mostrador sentí su olor,  además que se veía muy jugosa. De alguna forma logré resetearme y hacer espacio para un shawarma. Quería uno de cordero, pero los encargados del lugar me comentaron que no siempre tienen porque buscan que sea de calidad y que esté fresco  y como en nuestro país no es tan común comer este tipo de carne, los pedidos se complican.  Entonces probé uno de res que estaba tal y como lo imaginé: con carne fresca y bien condimentada, acompañada de chile pimiento, cebolla y tomate. Tenía tantas cosas que no podía identificar los sabores, pero quién necesita hacerlo cuando está disfrutando cada mordida de su comida.

Visitar Nawal fue una experiencia única. El inigualable sabor de la comida, la música y hasta la decoración, hacen que por un rato se te olviden tus problemas y  te echés un trip por Palestina. Además los precios te permiten probar varias cosas:

FALAFEL: Q10.00

FALAFEL CON EXTRA DE HUMMUS: Q5.00

FATAYER DE CARNE Y QUESO: Q8.00

LICUADO DE SANDÍA CON MENTA: Q10.00

SHAWARMA DE RES O POLLO: Q15.00

SHAWARMA DE CORDERO: Q25.00

 

Si querés más información del lugar, seguilos a través de Facebook.

Gustavo Soria

Soy un ilustrador y diseñador que ve el mundo a través de una viñeta de cómic. Inmaduramente maduro. La amalgama entre lo que ya es y lo que hace falta.