Las Munditortas

Estas son las 5 Munditortas más vendidas

Hace unos días fuimos a las Munditortas o “las mundis”, como les solemos llamar.

El lugar nos queda a un par de cuadras de Prensa, en la 13 calle 12-27 de la zona 1; es pequeño y cuando llegamos notamos que la cola era grande, pero en este local la espera vale la pena y además el personal sí se pone las pilas para despachar rápido. La bienvenida nos la dio un olor muy tentador a carne y queso, y una docena de clientes con sus mesas llenas de comida y las manos ocupadas.

Invadidos por el hambre -y la envidia- nos asomamos al mostrador para hacer nuestro pedido. Probar el menú de Las Munditortas nos ha resultado un proceso lento, pero sabroso porque aunque nos fascina comer, rara vez hemos pedido más de un plato principal porque nos gusta guardar espacio para el postre, además que las mundis son enormes.

Otra cosa que ha hecho que nos tardemos en descubrir todos los sabores de este lugar es nuestro egoísmo gastronómico y es que sinceramente, ya con la orden en la mesa, no le queremos dar a probar al otro nuestra elección y apenas nos hablamos, como si alguien nos estuviera apresurando a comer. Definitivamente estamos demasiado ocupados, con los codos sobre la mesa y la boquita llena.

El concepto de las mundis, además de alegrarnos el corazón y el estómago, es vender tortas tipo mexicanas, pero “chapinizadas”. Por eso se hacen con un pan con una torta de huevo, lechuga queso derretido a la plancha, tomate, rábano, aguacate en lascas, la carne de tu elección y crema de chipotle y mayonesa, si así lo deseás. Cada una de estas bombas de sabor te cuesta Q25.

Por ese mismo precio ofrecen también quesadillas y lo que las hace diferentes de las tortas es que son tortillas de 12 pulgadas con mucho más queso. No llevan huevo y el rábano es sustituido por pico de gallo. El resto de los ingredientes no varía y la calidad del producto tampoco.

¿Sos vegetariano? Podés pedir cualquier opción del menú sin carne, a Q20.

Estas son las Munditortas más vendidas:

  1. De Adobado: usaremos solo 5 palabras para describir tanta perfección: “hecha con pierna de cerdo”.
  2. De chicharrón: es súper crujiente y llena de sabor.
  3. Lomito: aunque lleva poco tiempo en el mercado ya es la favorita de muchos porque tiene 5 onzas de carne de lomito colorado -de res- que primero asan y después cocinan a la plancha. Te aseguramos que puede vencer hasta el hambre más cardiaca.
  4. Naked: si querés algo light o simplemente no tenés ganas de pan, en serio no podemos comprenderte, pero el equipo de este lugar sí lo hace, y para eso tiene esta alternativa. Se trata de una opción que es solamente el relleno del pan, sobre una cama de lechuga. Normalmente la gente la pide de filete de pechuga de pollo.
  5. Quesadillas de chorizo: son de chorizo de cerdo colorado.

También hay munditortas y quesadillas de carnitas, costillas en barbacoa, lengua, pollo y res. Incluso podés pedir una mixta de dos carnes por Q5 extras.

De postre te recomendamos EL MOLE. En mayúsculas porque es demasiado bueno.

Para tomar podés escoger entre horchata de manía o gaseosas y dependiendo de la temporada, tienen otras opciones de refrescos naturales.

Trabajan además una línea de antojitos que están disponibles de 12 p.m. a 3 p.m. Adobado, salpicón, carnitas y chicharrón de piña son algunas de las opciones que ofrecen y todas las acompañan con el típico picado de rábano, guacamol y tortillas. Según lo anuncia su menú “para los viernes y la cruda tienen revolcado acompañado de arroz y tortillas”.

El lugar abre sus puertas de 12 p.m. a 9 p.m. de lunes a sábado y si no trabajás ni vivís cerca del Centro Histórico, vos fresh porque las mundis además de llegar a domicilio a zona 1, también pueden caerte a zona 10,,15, 14, 4 Grados Norte y parte de zona 9 y 13. El tiempo aproximado de entrega es de 40 minutos y el mínimo de compra es de Q75.

Para estar al pendiente de sus nuevos productos y promociones, seguilos en Facebook.

Los Gordibuenos

Él es amante de los atoles y ella es creyentes de los chuchitos. Nada les gusta más que sacarle filo al tenedor, empuñar una cuchara y probar nuevos sabores.