IMG_5016

Trinky, la banda guatemalteca que fusiona ska y metal

La historia de Trinky inició en el 2004 y surgió a raíz de la amistad que tenían Enrique Irungaray (guitarra), coleccionista compulsivo de música; Fredy Guillermo, (bajo), documentador de bandas under; y Emmanuel Gálvez (batería).  Además de ser vecinos, compartían los gustos musicales y esto los animó a armar una banda.

Al principio experimentaban un sonido crudo y fuerte influenciado por diferentes corrientes de ska y punk que llenaban sus oídos a diario. Zike (Enrique) era la voz principal hasta que conocieron a Roberto Mosquera (Boby) en el 2005, quien le dio la esencia y el toque final que la banda requería para conformarse formalmente.

 

Foto por Trinky

 

Ya con eso, lo que necesitaban era un nombre que los identificara y para contar la peculiar historia de cómo surgió, Fredy, también conocido como Frito, me contó lo siguiente: “decidimos ponerle este nombre a la banda en honor a mi perro, para recordarlo. Trinky era como el perro de la colonia, le gustaba andar en la calle y visitar a los vecinos. Un día contrajo una enfermedad y lamentablemente murió”.

Después de elegirlo y empezar a tocar sus propias canciones, el nombre de Trinky empezaba a escucharse y a tener una identidad propia que hasta la fecha los ha caracterizado adonde quiera que lleven su música.

Para definir su estilo propio, Zike se ríe y titubea ya que es una pregunta complicada. Como él mismo lo dice, Trinky es la mezcla de varios géneros, entre los que destacan el ska, punk y metal.

Su primer disco de estudio “Humilde Morada” (2006) es una mezcla de sonidos en donde destaca su inconfundible ska/hardcore, dominado más por los sonidos metaleros que quedaron plasmados en temas como Just The Same.

 

 

Sus inconfundibles temas son escritos en la mayoría de casos por Roberto, quien escribe metáforas del diario vivir reflejando sus experiencias, pero no de una forma cursi y tradicional, sino dándoles un toque muy particular. Como él mismo lo cuenta: “Sé que lo estoy haciendo mal si la letra de alguna canción que compongo se parece a una de las de Arjona”, asegura.

 

 

Las influencias de Trinky fueron marcadas por bandas como NOFX, Rancid, Iron Maiden, Metallica y ska de segunda y tercera ola (en los 70 y 80’s el ska se renovó gracias a los inmigrantes jamaiquinos llamados rudeboys, quienes viajaron a Inglaterra y mezclaron su ritmo con el punk. El resultado era un sonido más rápido y contundente, pero manteniendo el estilo alegre y bailable). “Lo importante no es tocar para el público sino para vos mismo, pero si a alguien le gusta lo que hacemos, entonces nos hace muy felices porque en nuestras canciones reflejamos lo que pensamos”, comenta Zike.

Luego de su primer disco lanzaron en el 2012 su segundo álbum de estudio titulado “Crónicas del Paraíso”, el cual está marcado por ritmos más bailables de ska y punk. A decir verdad, Trinky tuvo una evolución musical muy notoria en este disco, pero no por ello perdieron la identidad de la banda. Esta evolución musical les sirvió para que el público seguidor de estos géneros en Guatemala los identificara e incluso los llegara a querer ya que en cualquier toque de estos, Trinky tenía que estar presente.

Arte por Trinky

En “Crónicas del Paraíso” Roberto quiso darle un toque de rebelión y anarquía a los temas ya que su objetivo era despertar la tolerancia y la aceptación en una sociedad que no ve con buenos ojos la música que rompe las reglas. “Tenemos el poder de cambiar nuestra realidad. El cambio nace con el despertar de nuestra conciencia y se consolida únicamente a través de nuestra acción de denunciar todo con lo que no estamos conforme”, dice.

Con temas como Vivir, Fight!,Hell Hole (un clásico en los toques), What I Hate, After The Storm, Pork Chop Girl y Saturday Ska (cover de The Misfits), Trinky nos demuestra que el ska punk hace bailar hasta al más tieso y que pueden tocar con mucha gentileza y estilo, rompiendo los paradigmas y prejuicios de que solo las grandes bandas y las súper producciones pueden llegar a triunfar.

 

 

“Somos unos chavos de clase media que tuvimos la oportunidad de estudiar en la universidad y graduarnos para trabajar honradamente como cualquier persona, pero en el punk y el ska encontramos una forma de expresar nuestras emociones”, me cuenta Boby.

Para los integrantes de esta banda, lo importante es tocar lo que realmente les gusta y eso ha sido fundamental para mantener vivo el proyecto que crearon pues con el tiempo que llevan juntos, coinciden que si comercializan su música para ganar dinero, implicaría venderse a una industria musical que impone reglas y condiciones.

En el 2016 se les fue el baterista y para sustituirlo se incorporó Juan Ordoñez (Campa), que había tocado con ellos un par de veces y junto a él también se sumó la guitarrista Denise Mendizábal (Chen).

 

Foto por Caro Line Melenova

Trinky comenta que muy pronto lanzarán su tercer disco de estudio producido totalmente por ellos. Está hecho con mucho amor para que le guste a la chava más fresa o al metalero más hardcore, ya que vuelven a la carga con sus ritmos de ska y metal que los caracterizan. Este disco se encuentra en la fase final de masterización y mezclas.

En sus 13 años de trayectoria, el grupo ha acumulado una gran cantidad de presentaciones en el interior, en la Ciudad y en algunos festivales en Centroamérica, como cuando se presentaron junto a “2 Minutos” en Costa Rica y en El Salvador para compartir escenario con bandas como “Adhesivo”.

Respecto al apoyo que su peculiar género recibe en otros países centroamericanos, Trinky comenta que en sus giras han recibido verdaderas muestras de hermandad ya que son bien recibidos y su sorpresa es grande al saber que su música ha traspasado las fronteras de Guatemala; mientras que en nuestro país perciben que no han tenido el apoyo que esperaban ya que hay mucha ignorancia respecto a lo que tocan.

Según cuenta Zike, actualmente es muy difícil organizar un toque debido a las prohibiciones que ha impuesto la Municipalidad de Guatemala, teniendo como consecuencia el cierre de muchos locales que antes abrían sus puertas para que los amantes de estos géneros tuvieran un lugar para disfrutar de su música. A pesar de esto, Zike, Frito, Chen, Boby y Campa aspiran a seguir con la banda y mejorar musicalmente cada día más para ser una punta de lanza en la lucha porque la escena under de Guate no muera.

“Quisiéramos que todos los músicos under nos uniéramos para echarnos la mano y salir adelante ya que estamos juntos en esto. Lamentablemente muchos buscan únicamente una remuneración económica, dejando a un lado sus sueños y aspiraciones, sin embaro espero que esto cambie algún día”, comenta Freddy.

Si querés escuchar lo que Trinky ha hecho hasta ahora visitá su perfil en Bandcamp.

 Fuentes: Enrique Irungaray, Fredy Guillermo, Roberto Mosquera, Denise Mendizábal, Juan Ordoñez, Facebook Trinky

Gerber Consuegra

Mi inspiración proviene de escuchar DnB a todo volumen. Además, me gusta contar historias increíbles pero ciertas. ¿Cuál es la más insólita? Leeme para averiguarlo.