mJuevesRetro

5 bandas de cuando te creías el más rockero del colegio

Las gorras, los pantalones caídos, las pulseras, los pelos parados, el moco de gorila, el signito de la mano, “yeeeeeaaaaah”, el televisor a todo volumen.

Antes de YouTube, nuestra fuente infinita de procrastinación y exploración musical, estuvo MTV, ese canal inolvidable, y que prácticamente determinaba nuestros gustos musicales, con aquellos que se limitaban al pop y otros, a esas guitarras, a esos gritos y gente empujándose en el mosh de los videoclips, en los adolescentes incomprendidos, el paso previo al episodio emo, la furia y la rabia de una generación.

De pronto, entre los Backstreet Boys y Christina Aguilera, se aparecía una banda de cuatro, quizás cinco integrantes, con la voz recia, con malas palabras censuradas en televisión, la música que molestaba a nuestros padres y que nos gritaban “bajale volumen”, primero de buen modo, y luego con un llamado de atención e invitación a hacer tareas.

Un tiempo de rebeldía. O al menos eso queríamos representar. Al menos, desde la música enérgica. Y que seguro generó el interés a comprar tus primeros vans, y que despertó el interés por saber más del punk, del rock, del metal y demás.

Quizás ahora, como a mí, también tengás esa época en el pasado. Que las fuerzas ya no te acompañen para escuchar a todo volumen tus CDs y que en el Spotify se reproducen los podcasts de salud y la música chill para trabajar.

Aún así, es válido recordar ese entusiasmo y esa etapa rockera que quizás siga, quizás no, pero que fue algo parte de la adolescencia.

System of a Down

Wake up! / grababushalire make up!“. No nos vamos a poner de pretenciosos y hay que reconocer que la primera vez que escuchamos Chop Suey!, con esa guitarra que da pie a la mosheadora, sentimos algo. Y luego, escuchar a Serj Tankian cantar con tanta fuerza y rapidez imposible hasta para el más avanzado del curso de inglés en la primaria.

Y lo mejor de todo es que ese álbum de Toxicity, con el tema homónimo y otras joyas, no fue lo único maravilloso. Después llegó ese disco doble Hipnotize / Mezmerize, con otras joyitas, ya con el pelo largo, menos adolescentes pero más adultos, aunque con las mismas vulgaridades y espíritu.

Años después, System of a Down sigue tocando en vivo pero no ha producido un disco nuevo, acusando la falta de química y creatividad. Caería bien otros temas, sí, pero todavía es bueno entrar a YouTube y visitar el archivo videográfico.

The Offspring

Comenzamos con los pelos parados y los jeans rectos. Playeras, claro. El nuevo punk de The Offspring llegó con Americana, uno de los discos más famosos en Guatemala. No he de mentir que conocí a lo largo de mi vida a unas quince personas que tenían ese álbum en formato físico.

La ilustración de un niño y una cucaracha gigante era suficiente para levantar las dudas de nuestros padres. Adentro, en realidad, sí había temas rockerones pero también chistosos como Pretty Fly (For A White Guy). Era una banda que también le dedicaba letras a la picardía juvenil.

Cómo olvidar el gracioso y grotesco video de Original Prankster. Aunque es más chistoso mencionar que Dexter Holland, vocalista de The Offspring, recibió en 2017 su doctorado en biología molecular. Mucho punk y mucho estudio.

Limp Bizkit

El Nu Metal. Qué cosa el Nu Metal. Ni Hip-Hop, ni metal, un poco de todo, sí mucho ruido, un poco de tornamesas y humor. Allí estuvo Limp Bizkit con el vestuario que podría enfurecer a toda madre: la gorra hacia atrás y el pantalón a medio trasero. Perdónanos, madre.

Y TODO por el Nookie, uno de los temas más famosos de una banda que tenía a Fred Durst, quien se supone estuvo implicado sentimentalmente con Britney Spears, y Wes Borland, el guitarrista con lentes de contacto para oscurecer todos los ojos y que todavía hoy puede vérsele sin camisa en los conciertos. Un desencajado, pero buen guitarrista.

Ya con más canas y barriga, por ahí está todavía Limp Bizkit, tocando esos temas que dominaron MTV y eventualmente se escuchaban en la radio. Levante la mano quien tuvo Significant Other en formato físico.

Korn

Las rastas hasta la cintura y la cinta del bajo y la guitarra hasta las rodillas. Este grupo pasaba casi todo el tiempo encorvado y asustando a los niños que veían un video de cómo un padre enfurecida daba cinchazos a su hijo pero era rescatado por una turba de adolescentes en pijama.

O el video de la bala que se pasea por toda una ciudad y estuvo cerca de acabar con el juego de avioncito de una niña. Buenas historias, sí, pero sobre todo buenas canciones que de pronto se colaban entre los diez más pedidos de MTV.

Recién dijo Jonathan Davis que Limp Bizkit, Korn y Deftones fueron la “última gran ola del rock”. Está orgulloso el muchacho de su música. Últimamente se le pudo ver colaborar con Skrillex y Infected Mushroom. También agradeció la exposición de MTV. Y quién no.

Linkin Park

Qué extraño fue ver a Chester Bennington, con esos pelos rubios parados, gritando con tanta energía y luego a Mike Shinoda soltar unos raps candentes. Era lo que venía moldeando el Nu Metal y Linkin Park vio ese nicho, sacando unos temas generacionales.

Con el paso de los años fue cayendo esa intensidad pero no su intención por cantar. Sacaron varios álbumes, discos memorables y un sello de miles de jóvenes en el mundo.

Quizás no lo recordabas, pero la muerte de Bennington sirvió para darnos cuenta lo mucho que seguíamos a Linkin Park y lo importante que fue en nuestras vidas, aunque sea para gritar un poquito y mover la cabeza mientras escuchábamos nuestro reproductor compacto de discos.

Las menciones honoríficas

Sum 41

Desde Canadá para el mundo. Los pelos parados, claro que sí. Cultura de la patineta, de la insolencia. Estos eran vuestros himnos, jóvenes incomprendidos.

Rammstein

No entendíamos lo que decían, pero con ese ruido de guitarras y gritos en alemán vaya sí sabían llamar nuestra atención.

José Ochoa

Un té con leche antes de todo. Veo básquetbol, juego Skyrim, tomo fotos y observo. Eventualmente lo escribo y lo publico.