Escritores guatemaltecos

4 escritores guatemaltecos emergentes de poesía

En mi universidad todos los años se hace un concurso de cuento y poesía en el que siempre participan los mismos, y es un número muy reducido en comparación a todos los que recibimos clases. Yo creo que lejos de las editoriales grandes, hay letras escondidas entre PDF’s, archivos de Word y blogs que son realmente buenas y detrás de ellas hay gente a la que le apasiona expresarse.

Con un par de clics o por recomendación de amigos he llegado a leer textos de autores emergentes y la verdad, algunos sí me han sorprendido, tanto que a un par los prefiero sobre los libros de los autores que en teoría ya son consagrados porque a veces siento que me están vendiendo algo o que su nivel ha bajado conforme crean más obras.

“Como existís entre las escupidas más dulces que puede generar un poeta suicida, un poema triste, un poema roto.…’’ Este es un fragmento de Ramiro Kestler (20). Él me contó que por muy irónico que parezca, no le gusta leer, pero que al estar escuchando un álbum de Mägo de Oz, se retó a sí mismo para tomarlos de referencia y hacer letras similares. Así surgió El olvido de un adiós, su primer poema, y ahora ya cuenta con un Ebook que es una antología de poesía, publicada por la editorial local Pato/Lógica. En agosto de 2017 este mismo proyecto aceptó ser nuevamente una plataforma para difundir el trabajo de Kestler, plasmado en un libro que saldrá este año.

Para empezar a escribir no hay una edad establecida y Marco Antonio García (61) lo sabe bien. Sus géneros fuertes son el cuento y la poesía, y también ha hecho obras para un colegio en el que da clases de literatura a chavos de básicos.

Flor de un día es una de sus composiciones y en ella habla de las gaviotas.”Flor de un día que nació en el fango, el fango de la sociedad que te ignoró. ¡Tercera llamada! ¡Que suba el telón! Que todos miren el  humeante hueso negro. Y las cuencas reventadas, ausentes de arcoíris. La macabra función de la vergüenza en donde dicen que la culpa es de nadie”, puede leerse en el texto.

“Me gustan los cuentos y los poemas, escribo porque me siento vivo. Aunque no lleguen a mucha gente, los versos me hacen florecer’’, me dice García.

Si te gustaría leer más de él, hacé clic aquí.

Por supuesto, las mujeres no se quedan atrás en el tema de escritura. Julia María Nimatuj (37) es originaria de Quetzaltenango y hace un año fue invitada al 4o. Festival Internacional de Poesía en Aguacatán, Huehuetenango.

“Obligada, frustrada, amenazada con tu absoluta nada, te piensas que sola no camino, pero miro, respiro, escupo tus afectos que no eran más que pretextos de tu falta de hombría, de tu iluso pensamiento…” este es un fragmento de su poema Improvisación 2. 

Si querés leer más sobre Julia, podés seguirla a través de Facebook .

María Fernanda Martínez (22) es escritora y estudiante de Profesorado en Lengua y Literatura. Actualmente, Nanda -como le gusta que le digan-, escribe en un grupo integrado por mujeres llamado Fanfic MFM, donde ha publicado Querida Eva, Entre dos, Todo por ti, Una noche adorada,  libros que son de su autoría.

Si los textos de Nanda te parecen interesantes podés ver un capítulo de  ”Una noche adorada” aquí. 

Plataformas para escritores

La verdad es que aunque obviamente es genial ver un libro impreso en varias copias, creo que si a alguien le gusta escribir puede aprovechar las plataformas digitales mientras tiene un golpe de suerte y logra publicarse a través de una editorial, que incluso podría ser independiente. Por ejemplo, WattpadMe gusta escribir y Falsaria, son dos opciones para publicar tus escritos y tener acceso a leer lo que otras personas están haciendo alrededor del mundo.

Fuentes: Ramiro Kestler, ramiro.kestler@gmail.com; Antonio García Pineda, macogarciap@hotmail.com; Julia María Nimatuj, zuleta.de.cerdo.editorial@gmail.com;  María Fernanda Martínez, mafylm@gmail.com; Pato/lógica Editores.

Antonio Pineda

Me dicen Tony y soy la persona más distraída que ha pisado la tierra, mi vida es un meme, amante de la música de Pink Floyd y el cine de terror. Dicen que soy paciente, así que aquí voy a estar esperando a que me leas.