raysa

4 cantautoras guatemaltecas emergentes que vale la pena escuchar

Desde niña soy amante de la música y quería asistir a los diferentes conciertos que se anunciaban. Ahora disfruto a cada músico que se presenta frente a mí y por eso escogí a cuatro cantautoras guatemaltecas que admiro y reconozco para que tú también puedas “volar” al lado de su música.

Rebeca Lane

Rapera, poeta, activista, feminista, que se llama a sí misma “Hija de la guerra” debido a que nació en pleno conflicto armado durante los años ochenta y cuya familia sufrió las consecuencias que este trajo consigo.

Desde pequeña hacía conciencia de la realidad social, estuvo involucrada en movimientos activistas, así que empezó a hacer poesía con un pensamiento de lucha. Después de una construcción personal y encontrarse a través de sus limitantes sociales como mujer decidió hacer música para una sociedad racista y clasista como la que predomina en Guatemala.  En sus canciones habla de muchas injusticias hacia la mujer, “del deber ser mujer” y del erotismo y el placer femenino, pero no a través de la genitalidad sino del goce diario de actividades sencillas y cotidianas como escuchar la lluvia.

Raysa Morales

Música, compositora y cantante, recolectora de historias. En su adolescencia decidió ser artista bajo la influencia de haber crecido en una familia que siempre estuvo involucrada en las artes. Raysa encuentra en la música su verdadera vocación y más fuerte amor.

En las calles encontró su verdadero escenario, compartiendo y aprendiendo de más artistas. Le gusta llevar música a los buses, mercados, esquinas y casas artísticas.  La música para ella es un canal de sanación pues siente que alimenta su alma, “es mucho más fácil canalizar cosas con la música”, comenta.  Ver los procesos de otros músicos y experimentar lo que sienten al tocar es uno de sus buenos momentos compartidos. Raysa se proclama una melómana al 100%.

Sara Curruchich

Maestra de música, de origen kaqchikel, trabaja principalmente con niños y ama cantar. Su amor a la música empieza a los 5 años por su papá, quien tocaba la guitarra y el violín: era su artista favorito. Para ella, el apoyo de las personas la inspira a seguir adelante y luchar por un sueño.

Aunque no tiene muchos recursos económicos, la motivación personal para hacer y alcanzar su sueño es lo principal. Desde que empezó el canto, su familia la ha apoyado de forma incondicional y nunca se siente sola pues es lo más valioso que tiene. De niña recuerda que vivían prácticamente en una casa de cartón y sus padres luchaban día con día para darles una educación digna.  Su música transmite romanticismo y algunas de sus canciones son alusivas a la naturaleza porque sus ancestros mayas adoraban y respetaban en grande el origen mismo de la tierra.

Trip Chatia

Música, viajes y mucho amor. La “Trip” tiene sus primeros contactos con la música desde su niñez, gracias a que sus padres eran maestros de música. En su adolescencia comenzó a sentir un verdadero amor por la música; cambiaron sus gustos y empezó a disfrutar distintas artes. Desde pequeña se visualizó en un escenario, así que a los 12 años decidió dedicarse a cantar y a tocar su guitarra, y ya para los 15 años asistía a eventos.

Trip Chatia siempre fue autodidacta y así empezó a escribir en su casa, probando qué cosas nuevas podía hacer y creando sus propios temas. Su música es alternativa con influencias retro, en la que expresa libertad, amor por el otro y naturaleza, aunque también tiene su lado romántico y soñador. Al momento de cantar comparte su energía y se olvida de todos sus problemas. Trip Chatia nació en la casa de un amigo, pero simbólicamente se identifica bastante con la flor que se conoce como “chatía”. Ser mejor músico y persona son los ideales con los que trabaja en la actualidad y busca alcanzar.

La música compartida es oro, comparte con otras personas momentos sencillos de la vida con tu música favorita y verás qué bien se siente.

Majo Navajas

Versátil debería de ser mi segundo nombre: me gusta ir a todo tipo de fiesta, a cualquier restaurante y tengo amigos de todo tipo. Hago teatro desde niña y llegué a Tónica porque la vida da sorpresas inesperadas.