Wes-Anderson-01

3 películas que demuestran que Wes Anderson es mucho más que “El gran Hotel Budapest”

The Grand Budapest Hotel es probablemente la película más popular de Wes Anderson. El filme obtuvo un sinfín de nominaciones y premios de La Academia como el de mejor producción, maquillaje, vestuario y también a la mejor banda sonora. Además, se llevó 5 premios BAFTA, uno de ellos al mejor guion original. Pero Anderson es mucho más que esta entretenida historia planteada en colores pastel.

El director se caracteriza por su fotografía, cada uno de sus encuadres son ágilmente estructurados y milimétricamente pensados.

Las historias de Wes tienen una enorme carga de momentos nostálgicos, que se convierten en episodios contemplativos. Anderson puede convertir un guion dramático y melancólico en algo gracioso e irónico con su lenguaje visual. Además, hay actores que son una especie de íconos de las películas de Anderson, como Luke Wilson, Bill Murray y Owen Wilson, quien ha escrito guiones junto con el director.

Pero, ¿de dónde viene Wes Anderson? Aquí hablaremos sobre sus tres primeras películas.

 

  1. “Bottle Rocket” (1996)

Reparto: Luke Wilson, Owen Wilson, Robert Musgrave y Lumi Cavazos.

Sinopsis: En esta primera producción, Anderson nos cuenta la historia de Anthony, quien con ayuda de Dignan escapa de un centro de reclusión psiquiátrico para poder comenzar una aventura pospuesta desde hace mucho tiempo.

Ambos tienen un plan de 75 años de duración, compuesto por metas que proponen cumplir en ciertos plazos. Bob es un amigo de Dignan al que invitan a ser el chofer del viaje, pero cuando este los abandona en un hotel, las cosas se complican.

La película está cargada de reflexiones sobre el tiempo que pasa mientras no hacemos nada, del valor de las verdaderas amistades y cómo los propósitos personales pueden replantearse una y otra vez.

Bottle Rocket es, en definitiva, una de las mejores películas producidas en los 90.

 

  1. Rushmore (1998)

Reparto: Jason Schwartzman, Bill Murray, Olivia Williams, Seymour Cassel y Luke Wilson.

Sinopsis: El personaje principal, Max Fischer, es un estudiante de una escuela privada y fundador de una cantidad impresionante de clubes dentro de su centro escolar. Dedica mucho tiempo a actividades extra curriculares y tiene una personalidad muy compleja, hábil y manipuladora.

El problema es que tanta actividad hace que Max descuide sus calificaciones cada vez más. Hasta que el director lo amenaza con expulsarlo sino mejora su rendimiento.

Dentro de sus dilemas personales, Max se enamora de una profesora del jardín de niños, que trabaja en la misma escuela donde él estudia. Así comienza un proceso en donde hará todo lo posible por conquistarla, mientras pelea por su amor contra su propio amigo, el señor Blume.

Adicional a esta dificultad, Max deberá enfrentarse a otros conflictos más duros que una simple expulsión de la escuela.

 

  1. “The Royal Tenenbaums” (2001)

Reparto: Gene Hackman, Anjelica Huston, Ben Stiller, Gwyneth Paltrow, Luke Wilson y Owen Wilson.

Sinopsis: Royal y Etheline Tenenbaum deciden no mandar a sus tres hijos a la escuela y dedicarse a educarlos ellos mismos en casa.

Su hijo Ches presenta mucha agilidad para los negocios desde muy pequeño, construyendo su fortuna desde la habitación que es su primera oficina. Richie, quien mantiene permanentemente una apariencia muy similar a la del extenista Björn Borg, es campeón nacional de tenis desde niño y tiene habilidades artísticas innatas. Por otro lado, Margot, quien es adoptada, se dedica al teatro y es la más lejana a las normas de la familia.

Con el tiempo, las cosas entre el matrimonio Tenenbaum se complican y todo termina en divorcio, dejando un tanto a la deriva a sus hijos. Cuando todos crecen y son adultos, Royal enferma, evento que fuerza el encuentro de los hermanos y por primera vez en mucho tiempo, vivirán bajo el mismo techo de nuevo, hecho que desatará una serie de sucesos inesperados. Es en este filme donde aparecen por primera vez algunos de los juegos con objetos que hace Wes Anderson, mismos que aprovecha para construir imágenes poéticas muy precisas.

Christopher Torres

Soy estudiante de arte y trabajo en el acto absurdo de circo “Freskolongo”. Experimento con varias artes visuales desde hace poco más de un año. Me gusta la música, el cine y la moda como discurso visual de identidad individual.