Prueba de embarazo

Situaciones en las que creés que no podés embarazarte y resulta que sí

Ser parte de un proceso de gestación, sea cual sea nuestro papel en él, es una de las cosas que dependiendo de la situación, pueden resultarnos más alarmantes. Todos sabemos que esto ocurre cuando un espermatozoide fecunda un óvulo, después de una relación sexual y si sos activo sexualmente, seguramente estás consciente de los riesgos en cuanto a enfermedades de transmisión sexual  y a las responsabilidades que podrían traer tus actos, y por eso creería que usás un método anticonceptivo.

Sin embargo, hay situaciones en las que te podés ver involucrad@, ya sea por un revoloteo hormonal o por falta de información y que podrían darte una sorpresa. No estoy hablando de inseminación artificial, sino de los descuidos que podrías cometer al momento de tener intimidad con alguien y que podrían ocasionar una concepción.

Una de las prácticas más comunes -¿por qué negarlo?- es el coito interrumpido. Esto consiste en retirar el pene de la vagina poco tiempo antes de la eyaculación. Puede que te haya funcionado varias veces, como cuando pasabas por un lugar solitario en tu carro o te animaste a tener sexo en un lugar inusual y no habían condones, pero sobraban las ganas.

Lamentablemente, tenemos que contarte que esta “técnica” implica un grado de riesgo. La razón es que existe un líquido llamado preseminal o fluido preeyaculatorio, que el hombre suele expulsar en pequeñas cantidades cuando está excitado, antes de la eyaculación como su nombre lo indica. En algunas situaciones, como por ejemplo, cuando no existe una abstinencia eyaculatoria de por lo menos dos días, es posible que este líquido contenga espermas y se produzca un embarazo.

Los métodos anticonceptivos que no son hormonales también son de alto riesgo:

“Por ejemplo, el Billings o método del moco cervical, debe ser utilizado únicamente por mujeres que tienen un período regulado, con un orden más o menos entre 28 y 30 días”, explica la doctora Renate Hernández, ginecóloga y obstetra.

Este método consiste en la identificación del período fértil e infértil de una mujer, a través del moco cervical, una secreción producida en el cuello del útero que cambia de características a lo largo del ciclo menstrual, debido a las hormonas.  Quien utiliza este método observa la presencia y aspecto del moco, poniendo los dedos o papel higiénico en la entrada de la vagina para después colocar la secreción entre los dedos pulgar e índice, estirándolo entre ellos.

Desde el día en que aparece el moco hasta el 4o. día después, la mujer no deberá tener relaciones sexuales vaginales si no quiere embarazarse, porque ese es su período fértil.

Por supuesto, como cualquier método anticonceptivo, el Billings no es infalible. Según una investigación publicada por el Instituto Chileno de Medicina Reproductiva, el índice de fracaso en este proceso varía entre un 3 y un 20%. Esto significa que de cada 100 mujeres usando este método durante un año, de 3 a 20 tienen la posibilidad de embarazarse. Por supuesto, la eficacia del Billings dependerá de la capacidad de la mujer para reconocer en qué parte del proceso de ovulación se encuentra.

¿Pensás que mientras tenés tu período menstrual no podés quedar embarazada? Estás en un error.

La mayoría de mujeres tienen ciclos menstruales de entre 28 y 32 días, pero hay otras cuyo ciclo es más corto, como por ejemplo 24 días y 7 días de sangrado. Si estas últimas tienen relaciones sexuales en su último o penúltimo día y los espermatozoides se encuentran en condiciones óptimas, estos pueden sobrevivir durante 48 o 72 horas, fecundar un óvulo e implantarse en el útero para iniciar un proceso de gestación.

¿Hay un riesgo de embarazo si una persona tiene contacto con semen y posteriormente masturba a su pareja?

El ginecólogo Luis Pedro Rossal comenta que aunque el semen tenga contacto con la vulva, las posibilidades son mínimas porque el PH vaginal, una barrera natural compuesta por ácidos que además de proteger a la mujer de irritación e infecciones, también se encarga que los espermatozoides no subsistan y lleguen al útero. Sin embargo, lo mejor es que tomés tus precauciones.

Recordá que tu vida sexual no tiene que ser aburrida ni monótona, pero SIEMPRE debés actuar con responsabilidad.

 

Fuentes: Dra. Renate Hernández, Ginecóloga y Obstetra, renatehm@emedic.gt.com; Dr. Luis Pedro Rossal, Ginecólogo y Obstetra, especialista en infertilidad, lprossal@gestar.com.gt; ¿El líquido preseminal puede causar embarazo?”, investigación de la Universidad del Norte, Colombia, uninorte.edu.co; investigación “Método del moco cervical o Billings”, Instituto Chileno de Salud Reproductiva, icmer.org

Astrid Morales

Soy una veinteañera que edita textos durante el día y busca historias invisibles por la noche. Amante del cine independiente, los vinilos, la fotografía. Me gustaría vivir en un mundo que se vea como una película de Wes Anderson y suene a Kraftwerk.