Relatos de parejas que fueron encontradas teniendo sexo en el carro

No nos engañemos: a todos nos han revoloteado las hormonas muchas veces, tanto, que llega un punto en el que no nos importan las consecuencias y por algún motivo, resulta que el único lugar para quitarse las ganas es un auto.

Existen teorías que afirman que si tenés relaciones en un carro, este “queda salado” y estarás condenado a que se te descomponga o a que te pase algo malo en él. Otros dicen que esto no es cierto y que todas esas ideas se tratan de nada más y nada menos que puras casacas y miedos. Yo la verdad no creo que sea cierto pero, ¿qué pasa cuando los inconvenientes llegan justo en el momento de la acción? Aquí está la respuesta:

 

UN GUARDIA DEL CUM ME ENCONTRÓ CON MI NOVIA

Javier -22 años-

Mi novia estudia en el Centro Universitario Metropolitano (CUM) de la USAC y para lograr pasar un poco más de tiempo juntos, a veces voy a visitarla e incluso entro a sus clases aunque no tengan nada que ver con mi carrera. Hace como un año, después de que terminaron sus clases fuimos al parqueo, nos subimos al carro y pasamos hablando como media hora. Luego de unos besos el rollo subió de tono y la verdad es que controlarme era lo que menos me importaba en ese momento. Recliné el sillón y cuando me di cuenta, su blusa ya estaba tirada en el asiento de atrás.

Tener relaciones en el carro no es nada cómodo pero todo marchaba bien. De repente un guardia del parqueo se acercó con una lámpara y empezó a alumbrar el vidrio, después se acercó más y empezó a golpear la ventana.  Entramos en pánico y nos pusimos la ropa lo más rápido que pudimos, mi novia bajó un poco el vidrio y el guardia le dijo que no estaba permitido permanecer adentro del vehículo.

Él apenas había terminado de decir esa frase cuando mi novia encendió el carro, aceleró y salimos del lugar. Unas cuadras después me dijo que no quería meterse en problemas y que sabía que los guardias anotan los datos de los carros, les toman fotografías a los infractores y después no podés volver a estacionarte allí “por conducta inapropiada”. Por suerte se puso viva y pudimos escapar sin ningún inconveniente.

 

LA POLICÍA ME DIO UN SUSTO ENFRENTE DE MI CASA

Yuni -22 años-

Después de una buena salida, mi ex y yo estábamos en su carro y entre besos y caricias, el hecho de que estaba a pocos metros de la puerta de mi casa me terminó valiendo.

Estábamos en acción cuando logré ver a un Policía Nacional Civil acercándose al carro. Empezamos a ponernos la ropa pero a mi ex ya no le dio tiempo de ponerse los zapatos pues el policía empezó a alumbrarnos con una linterna. Nos quedamos inmóviles y cuando bajamos las ventanas le dijeron a él que se bajara. Cuando el policía notó que mi ex estaba descalzo pensó que estábamos drogados y nos pidieron nuestros documentos.

Yo me quedé en el carro y poco tiempo después mi ex se subió al carro. Me contó que querían cobrarle Q500 pero de alguna forma logró convencer a los policías de que no traía nada de dinero con él y nos dejaron en paz -no sin antes advertirnos que “hacer cosas” en la vía pública es un delito.

 

LOS CENTROS COMERCIALES SON UNA MALA IDEA

Manasses -21 años-

Estaba con mi novia en el Centro Comercial Portales, apenas era medio día pero andábamos “algo inquietos” y cuando llegamos al parqueo, le sugerí que nos subiéramos un rato a la parte de atrás de mi minivan y ella accedió.

Nos empezamos a quitar la ropa y pasó lo que tenía que pasar jaja. Estábamos en eso cuando de repente nos llegaron a tocar en el capó del carro y cuando levanté la vista noté que era un agente de seguridad. Me puse muy nervioso y así, en pelota arranqué la camioneta y manejé a la salida. Conforme avanzaba noté que me aparecían más personas de seguridad en el camino y todos se hablaban por intercomunicadores.

Por más que intenté avanzar llegó un momento en el que no pude continuar porque el jefe de seguridad, dos guardias y una señorita se pusieron frente a mi recorrido. Pude levantarme la bermuda y ponerme la camisa y en ese momento mi novia ya estaba vestida. Me bajé del carro y al instante me pidieron que me subiera el zipper de la pantaloneta.

Cuando nos pidieron nuestros papeles notaron que yo era menor de edad y mi novia tenía 18. Empezaron a preguntarle si yo la había violado y cuando ella respondió que éramos una pareja le insistieron con la misma pregunta. Le tomaron una foto a su DPI, nos tomaron fotos a ambos y tuvimos que firmar un acta. Después del susto y la vergüenza salimos lo más rápido que pudimos.

DESPUÉS DE UNA FIESTA FAMILIAR 

“M.P” -21 años-

Hace unos tres años iba saliendo de la fiesta de 15 años de la prima de la chava que era mi novia en esa época. Estuvimos bailando y echándonos unos tragos y la verdad la pasamos bastante bien. Cuando iba camino a dejarla a su casa me dijo que me estacionara unas cinco cuadras antes de su casa -y yo no quería-. Empezamos a besarnos y justo cuando íbamos a pasar a otro nivel cuando noté que una patrulla estaba cerca de nosotros.

En ese momento no sabía cuánto tiempo llevaban los policías allí pero después, cuando se acercaron, bajé la ventana y nos acusaron de que estábamos haciendo algo porque notaron que el carro se movía, supe que estábamos en problemas. Me bajé del carro y empezaron a preguntarme muchas cosas. Yo me puse muy nervioso porque tres de ello me hablaban al mismo tiempo y además sabía que no tenía licencia. No me la pidieron, pero me pusieron una multa de Q550.

 

Antonio Pineda

Me dicen Tony y soy la persona más distraída que ha pisado la tierra, mi vida es un meme, amante de la música de Pink Floyd y el cine de terror. Dicen que soy paciente, así que aquí voy a estar esperando a que me leas.