Paola Lorenzana

Paola Lorenzana, la joven promesa del motocross guatemalteco

Paola Lorenzana es la nueva promesa del motocross guatemalteco en la rama femenina. Con tan solo 20 años ha dejado una huella imborrable en las pistas de todo el país gracias a su coraje y entusiasmo.

Su pasión por las motos surgió desde que era muy pequeña, cuando veía competir a su papá en diferentes pistas y  terrenos accidentados que ponían a prueba su resistencia y desde entonces tuvo claro que debía seguir los pasos de su padre, a quien admira especialmente. “Al principio a mi papá no le pareció la idea que yo me subiera a una moto y entonces me tocó que empezar a practicar con una prestada. Creo que al ver que me tomaba muy en serio el tema fue que finalmente lo entendió y lo aceptó. Mi primera moto la tuve a los 15 años”.

A los 19 años incursionó formalmente en las pistas de motocross. “Al principio nadie me tomaba en serio, pero poco a poco, con coraje y valor me fui ganando un lugar”. Esta actitud hizo que varios entrenadores y patrocinadores se fijaran en su talento y comenzaron a darle el apoyo que necesitaba para poner, literalmente, su carrera sobre ruedas.

“Las primeras veces en la pista me sentí intimidada de saber que practicaría y correría con varios pilotos que eran un referente para mí, pero eso no me desanimó”. Las prácticas no son nada sencillas y requieren de mucha preparación física y disciplina por parte del piloto, quien debe mantenerse en las mejores condiciones posibles”.

Respecto a su entrenamiento, Paola asegura que aunque es duro, vale la pena si quiere ser la mejor. Practica de 3 a 5 veces por semana, aproximadamente 3 horas diarias en la pista Moto Park, en San José Pinula. Antes de eso realiza otras actividades que contribuyen con su preparación física, como bicicleta estacionaria y ejercicios de resistencia para librar efectivamente las diversas condiciones en las que se puede encontrar el terreno así como para soportar el peso de la moto. Cuando tiene una competencia, Paola se levanta muy temprano, come un desayuno ligero, se toma unos minutos para meditar, escucha algunas de sus canciones favoritas y piensa positivo. “Estoy confiada en lo que sé hacer y sé que voy a dar lo mejor”.

Para su entrenamiento y en las competencias, Lorenzana utiliza una motocicleta motor 125 de dos tiempos (que le asegura mayor rendimiento en la aceleración), además de un equipo de protección el cual consiste en botas, pantalón y camiseta de poliéster mezclado con nylon, que favorece a la maniobrabilidad de la moto y la protege contra el viento, la lluvia y el lodo. Las rodilleras, casco y lentes son complementos indispensables que también forman parte de su equipo.

 

“Cuando subo a la moto siento una combinación de sentimientos difíciles de describir, me fascinan las carreras y en eso es en lo único que pienso antes y durante los entrenos. Visualizo el éxito y eso me ha llevado hasta donde estoy”.  El 2017 fue un año muy bueno para ella ya que su participación en las 6 fechas del campeonato nacional organizado por la FNMG (Federación Nacional de Motociclismo de Guatemala), en la categoría femenina, la ha llevado a conocer y competir en varios departamentos del país como Sacatepéquez, Chiquimula, Jalapa y Zacapa, en donde ha obtenido 4 terceros lugares frente a sus rivales que lo apuestan todo en la pista.

A pesar de sus triunfos y del apoyo que ha recibido, no todo ha sido fácil para la joven deportista. Los golpes que ha sufrido al caerse de la moto han hecho que reconsidere varias veces la idea de seguir compitiendo.

Fotografía: Paola Lorenzana

Paradójicamente, esta situación le ha servido para ser más fuerte y no dejarse vencer por ningún obstáculo, ni siquiera por los prejuicios que implica practicar este deporte que muchos consideran  solo para hombres.  “El hecho de ser piloto de motocross no me hace menos mujer, de hecho, uno de mis hobbies es ser modelo y he participado en diversas campañas y revistas. Me fascina combinar mi lado femenino con un deporte extremo”.

Paola estudia Antropología en la Universidad del Valle de Guatemala (UVG) y entre su disciplina y el estudio no le queda mucho tiempo para compartir con sus amigos, por lo que busca la manera de relacionarse más que nada con las personas más allegadas, ya que su objetivo es ser la mejor en cada ámbito donde se desenvuelve. Uno de sus sueños más grandes es el de poder competir a nivel latinoamericano, al lado de grandes pilotos como Laia Sanz, campeona mundial de trial y enduro, de quien se confiesa su más grande admiradora.

“Practicar motocross me ha hecho una persona disciplinada. Me ha beneficiado física y mentalmente, y lo más importante de todo: me hace sentir libre y ayuda a encontrarme a mí misma”.

¿A vos te gustaría aprender?
En la página oficial de la FNMG podés encontrar los requisitos y los formularios de inscripción para iniciar tu propia aventura.

Gerber Consuegra

Mi inspiración proviene de escuchar DnB a todo volumen. Además, me gusta contar historias increíbles pero ciertas. ¿Cuál es la más insólita? Leeme para averiguarlo.