Longboard-FOTO-DESTACADA

Longboard: el descontrol que se practica como deporte

Esta disciplina surgió en la década de los 60 y consiste en una combinación de técnicas del snowboard, surf y skate.

Las “longboards” son tablas más largas a las que estamos acostumbrados a ver debajo del brazo de los patinetos y con ellas se puede hacer freestyle o el downhill, que consiste en descender rutas o calles en declive. Los precios de las tablas varían dependiendo del material que estén hechas. Normalmente, su elaboración es de madera de arce o bambú y también dependiendo del estilo/tipo pueden ser Cruising, Freeride, Carving y Downhill. Podés encontrar tablas que cuestan desde Q750 hasta Q3,000. Son difíciles de encontrar en Guatemala porque no son tan cotizadas como las tablas de skate. Si estás en busca de una podés visitar la tienda KOA Surf, que está ubicada en el local 103 de Paseo Cayalá.

Al practicar este deporte se pueden alcanzar velocidades cercanas a los 100km/h, así que es importante llevar siempre el equipo básico de protección: casco con el que solo se cubrirá la cabeza o toda la cara, rodilleras, coderas y guantes.

Es una disciplina llena de adrenalina y aunque no está federada, cada vez son más las personas que lo practican en Guatemala.

Uno de los puntos principales para practicar este deporte en la ciudad es El Obelisco. Ahí me junté con Keber Sandoval, Javier Aldana, Andrés Spica, Alejandro Paz, Alejandro de León y otros chavos y chavas que se fueron incorporando mientras pasaba el tiempo. Los cinco deportistas llevan aproxidamente un año en este rollo y cada día aprenden algo nuevo.

A Keber lo que le llega del longbard es que puede ir a gran velocidad “sin morir en el intento” y para Javier, este deporte es la clave para quitarse cualquier miedo.

Actualmente, no existen academias de este deporte en el país, cada quien aprende a prueba y error en las calles. Cuando veo las tablas, piernas y codos de quienes lo practican, me doy cuenta de los raspones y “las heridas de guerra”. Y es que una de las características de las tablas de longboard es que no poseen frenos, así que aprender a parar, más allá de un movimiento, significa saber cómo evitar caídas y heridas graves. A los movimientos que sirven para hacer derrapes se les conoce como slides.

Algunos confiesan que cuando hacen freestyle no usan las rodilleras o las coderas y por eso tienen algunas cicatrices. Eso si, al momento de hacer downhill dejar de lado el equipo sería un grave error.

En El Obelisco solo vi que hacían freestyle. Entre todos me mostraban algunos de los trucos fundamentales para empezar a practicar este deporte. Por ejemplo, el “Boneless” consiste en agarrar la tabla en medio con las manos, bajar el pie delantero al asfalto y saltar, el Peter Pan significa -en palabras de mortal- que bailarás en el longboard cruzando los pies y el Coleman es hacer un zig-zag, agacharte y con la mano en la carretera, derrapar.

Al igual que los skaters, estos chavos suelen tener problemas por hacer lo que más les gusta. “Para la gente y las autoridades siempre seremos los malos de la película, los que tendremos la culpa si ocurre un accidente. Pero como no hay espacios para practicar nos toca que aprender a tener cuidado con los carros”, me explica Andrés. Hasta el momento no existe un parque o un espacio controlado destinado exclusivamente al longboard, pero según estos 5 patinadores, cualquier lugar que tenga el aslfalto en buen estado como la Avenida Las Américas, o que posea buenas bajadas como Las Cañas, camino a la Antigua Guatemala, R15 en zona 15 y Carretera a El Salvador, son ideales para formarse en esta disciplina.

Pese a los riesgos que implica practicar longboard, existen comunidades grandes de aventureros que no le temen a nada. Una de las más conocidas es GT Downhill Media. En su página de Facebook, este grupo publica videos en los que demuestran las hazañas de sus integrantes. Las tomas son tan buenas que te hacen sentir como que si sos vos el que está con la adrenalina a tope sobre una tabla, mientras se escucha el ruido de las ruedas plásticas contra el pavimento.

Algunos de los descensos más impresionantes son los que han organizado en el Volcán de Pacaya y el Volcán San Pedro, en Atitlán.

Lo mejor de todo es que están abiertos a ser contactados por cualquiera que quiera retratar las escenas de este deporte extremo. Lo único que tenés que hacer es mandarles un mensaje a través de Facebook o escribirles al correo gtdownhillmedia@gmail.com

 

Aunque en su mayoría quienes practican este deporte son hombres, hay mujeres que destacan, como Nicol Barrios, a quien ESPN Woman le hizo una entrevista el año pasado. Barrios, originaria de Mixco, contó a la cadena de televisión que para que el deporte sea inclusivo en el país e incentivar a otras mujeres, fundó el Longboard Girls Crew Guatemala. Este grupo también está abierto a recibir a todas las chavas que quieran aventurarse a practicar este deporte. Ellas se reúnen en diferentes lugares y horas, sobre todo los fines de semana. Si querés formar parte de su grupo podés mandarles un mensaje haciendo click aquí.

La comunidad longboard quiere crecer más, así que si tenés agallas y te gustan los deportes extremos no dudés en comunicarte con ellos.

Antonio Pineda

Me dicen Tony y soy la persona más distraída que ha pisado la tierra. Mi debilidad son los instrumentos, Pink Floyd, la fotografía y el cine de terror.