comer-papel

Las cosas más desagradables que la gente come por adicción

Comer es uno de los placeres más grandes de la vida, pero todos tenemos diferentes gustos cuando de probar algún plato en específico se trata. Es normal que a veces no tengamos los mismos intereses gastronómicos de los demás, pero hay un grupo de personas que tienen gustos realmente extraños ya que son adictas a cosas o sustancias que en realidad son incomibles.

Desde comer plástico, papel o incluso chicle masticado -de alguien más-, estas personas sufren de una adicción muy extraña debido a que padecen trastornos que afectan sus hábitos alimenticios sin importarles el riesgo que conlleva la ingesta de ciertos materiales.  

Para entender de mejor manera estos términos, la psicóloga Mayarí Velásquez nos explica: “un trastorno es una alteración del estado de la conciencia, debido o no a una enfermedad, causado por  haber vivido situaciones traumáticas, en ambiente de drogas y/o alcoholismo, pérdida de un familiar o desórdenes alimenticios, entre otros. Ahora bien, la adicción es una enfermedad crónica que se desarrolla debido a los trastornos, pero dependiendo de la capacidad de autocontrol del individuo, este puede continuar con una vida normal”.

Un factor muy importante en el desarrollo de las adicciones es un patrón de comportamiento similar al que provoca la ansiedad; es por eso que la ingestión de sustancias no alimentarias se convierte en un método para aliviar el estrés.

En el síndrome Pica,  el sujeto experimenta un deseo irresistible por comer o lamer sustancias no comestibles con el fin de satisfacer una necesidad. Puede presentarse desde la infancia ya que es muy común que los niños introduzcan a su boca cualquier clase de objetos. Para evitar que estas conductas lleguen a formar parte de los hábitos diarios en su crecimiento y evitar que se convierta en una adicción, es fundamental intervenir desde que se presentan estos desórdenes porque con el tiempo, será más complicado hacer que desaparezca, explica la psicóloga Velásquez. 

Cuando esta adicción se da en adolescentes, el desarrollo de la misma se da por factores de bullying, un estatus socioeconómico bajo, trastornos psicológicos u otros desórdenes mentales.

Estas adicciones se desarrollan gradualmente y en muchas ocasiones, la ansiedad por comer, beber u oler algo puede llegar a tomar el control de muchas de sus funciones básicas, impidiéndole pensar con claridad y lucidez, siendo muy difícil que el sujeto tome conciencia del daño que su comportamiento le ocasiona, tanto a su salud como a su calidad de vida.

Entre las adicciones más conocidas del síndrome de Pica se encuentran las siguientes:

Papel higiénico

Existen personas a las que les fascina comerlo en forma de pequeñas pelotas, como si fueran poporopos de maíz. Algunos pueden llegar a comer un rollo de papel al día y es algo tan normal que lo hacen en cualquier situación o lugar en donde se encuentren.

Esponja

Para satisfacer esta necesidad, las personas que padecen de esta adicción despedazan una o dos esponjas en trozos pequeños para luego comerlos durante el día. Incluso aseguran que puede ser algo muy relajante para calmar el estrés.

Tierra

Según la psicóloga Velásquez hay personas que aseguran que al comer tierra, el dolor de estómago y las náuseas desaparecen. La tierra es rica en hierro y al comerla, algunos sujetos suplen la falta de minerales y nutrientes en su cuerpo, implementando en su dieta diaria, porciones de ella. 

Chicles masticados

Esta adicción lleva a algunas personas a buscar y desprender chicles, ¡sí! Esos que encontrás masticados debajo de las mesas, sillas y hasta en el piso de la calle. Lamerlos y sentir su olor por horas, les genera satisfacción.

Plástico

Por extraño que parezca, algunas personas prefieren consumir plástico que alimentos reales, tanto así que muchas veces, pequeñas porciones de este material sustituyen algún tiempo de comida. Pajillas, vasos, e incluso los botones del control remoto se convierten en algo digno de ser devorado por los que sufren esta adicción.

¿Cómo se diagnostica el Síndrome de Pica?

¿Tenés sospechas que vos o alguien que conocés sufre de alguna adicción por comer cosas extrañas? De ser así es necesario someterse a una evaluación médica para saber si existe algún tipo de anemia o daño intestinal debido a la toxicidad causada por las sustancias ingeridas.

La participación de un psicólogo también es importante a la hora de efectuar un diagnóstico porque es indispensable evaluar la existencia de trastornos obsesivo-compulsivos.

Según Velásquez, a pesar que muchos sienten vergüenza al contar sus extraños hábitos alimenticios, las personas que sufren de estos desórdenes buscarán muy a menudo que la sociedad apruebe su comportamiento. O también puede darse el caso que el mismo paciente no sea consciente que su comportamiento es inapropiado.

Así podés apoyar a quien padece alguna adicción

Luego de analizar la adicción y con una debida atención hacia los hábitos alimenticios se puede ayudar a prevenir el progreso de la enfermedad antes que surjan complicaciones mayores como envenenamiento, intoxicación, asfixia, entre otros.

Se debe evitar a toda costa que este tipo de comportamientos llegue a formar parte de los hábitos diarios de la persona, de modo que cuanto antes se intervenga, es mejor. Estas conductas son altamente riesgosas, al punto que pueden ocasionar la muerte.

Fuente: Dra. Mayarí Velásquez, psicóloga clínica, mayarivellatenas@gmail.com

Gerber Consuegra

Mi inspiración proviene de escuchar DnB a todo volumen. Además, me gusta contar historias increíbles pero ciertas. ¿Cuál es la más insólita? Leeme para averiguarlo.