mala-experiencias-sexuales

Esto me mató la pasión cuando quise tener sexo

Mientras platicaba con unos cuates nos pusimos a pensar que claramente el sexo no siempre es algo maravilloso, a veces tiene muchos enemigos a su paso que nos bajan de lo más alto y nos regresan por donde vinimos. Sencillo, nos matan la pasión.

No, no hablo como cuando nos han cachado en algún carro, por ejemplo, sino más bien, de cosas que hacen las mismas personas con las que salimos. Así que decidí preguntarle a unos amigos y amigas cuáles han sido sus malas experiencias, qué momento incómodo han pasado y sin duda no solo te vas a reír con estas historias, sino que te vas a acordar de alguna que tenés por ahí guardada.

SU CALZÓN TENÍA MUCHOS AGUJEROS
Guillermo (24)

Pues he tenido una que otra –ríe-, pero te voy a contar una anécdota súper fresh.

Un cuate me pasó el contacto para que conociera a alguien y tal vez llegáramos a salir. Con el tiempo nos empezamos a llevar muy bien y las pláticas como que empezaron a tener tensión sexual. Así que decidimos juntarnos y cuando íbamos a salir llegó con ropa viejita, literal como la que usás para dormir, incluso mencionó que ni se bañó. Pero dije, bueno, igual tratemos.

Entonces fuimos a mi casa y pensé que cualquier cosa que pase nos metemos a la regadera y todo resuelto. En eso se empezó a bajar el pantalón… Brother, te prometo que su calzón estaba lleno de hoyos, para colmo era una selva gigantesca, solo una rasta le faltó –se vuelve a reír– y en ese momento le dije que ya no podía, que tenía que ir a trabajar, pero lo que en realidad había pasado es que me mató toda la intención de seguir en el acto.

MUCHA CASACA Y POCO QUE DESEAR
Aída (22)

Salí con un chavo que medía dos metros, guapo y todo lo que te podás imaginar. Un cuate que se había pintado como un gran semental.

Cuando salimos, el chico me había prometido ir al Omni y fue muy frustrante pues me llevó a uno que hay a la par, de mala muerte, de esos que tienen hasta encadenado el control remoto, paredes pintadas con escenas así bien creepy, mal rollo y muy mal olor.

Cuando se desnudó, sus dos metros se resumieron como a 10 cm y no tenía cómo salir –ríe sarcásticamente–. Me bajó la pasión y me tocó que fingir, así que todo terminó como en 7 minutos.

Él quedó muerto y yo como ¡Qué diablos! ¡Fue el peor sexo de mi vida! Se me hizo muy mala onda bajarle su autoestima al gordo, pero jamás volví a salir con él.

MI PEOR SEXO ORAL
Vicky (23)

Hace tiempo estaba saliendo con una chava, andábamos en zona 12 y como vos sabés, la temperatura empezó a subir con cada beso que nos dábamos. Entonces decidimos entrar a un hotel que nos quedaba en el camino. Entre besos y más caricias llegó la hora de quitarnos la ropa.

La chica se me puso muy caliente y me dijo que le hiciera sexo oral, en realidad eso me agradó. Pero, no amigo, no fue un beso de payaso, ¡fue algo igual de perturbante! Mientras yo estaba en mi rollo, ella dejó escapar un pedo. Me mató el flow, en serio no pude seguir.

No me esperaba eso, fue muy raro y asqueroso.

NOS EMOCIONAMOS MUCHO
Mariana (24)

Estábamos con un chico en una fiesta y después de consumir algunas copas de más, nuestros cuerpos se empezaron a pegar y pegar, nos encontrábamos vulnerables a tener contacto sexo genital. Una vez en pleno apogeo de abrazos y besos, la emoción nos ganó y empezamos a darnos amor.

El ritmo iba muy bien, pero las hormonas nos ganaron, así que empezamos a darle más rápido. En una de esas, Mr. Dick se metió donde no debía; se me salieron las lágrimas, no bastó nada más para que matara todo.

El chavo se disculpó y todo, pero ya no pude, me quitó las ganas en un instante.

Antonio Pineda

Me dicen Tony y soy la persona más distraída que ha pisado la tierra, mi vida es un meme, amante de la música de Pink Floyd y el cine de terror. Dicen que soy paciente, así que aquí voy a estar esperando a que me leas.